¿Cómo evitar que se congelen las tuberías en invierno?

¿Cómo evitar que se congelen las tuberías en invierno?

Uno de los problemas de fontanería más comunes en invierno es la congelación de las tuberías, que puede ocasionar un reventón en las mismas. Desde Fontaneros Madrid queremos darte algunos consejos para que este problema no llegue a producirse.

En la mayoría de las ocasiones la congelación se produce cuando no se utiliza el agua en la casa y esta se acumula en las tuberías sin llegar a moverse. Por ello, suele ocurrir cuando salimos de casa unos días, por ejemplo un fin de semana.

En estos casos, lo mejor es cerrar la llave del agua general y vaciar las cañerías para que no quede agua en su interior. Con esta sencilla operación se evita que se congele el agua, ya que aunque haga mucho frio no hay agua para que se congele. Una vez regrese a casa solo tendrá que volver a dar la llave del agua y dejarla correr.

En estos casos también es conveniente añadir un poco de sal a las tuberías porque como bien sabemos la sal retrasa la congelación. Esta costumbre en invierno puede frenar de raíz el problema.

Si en su caso ya se ha producido dicha congelación, lo primero que deberá hacer es determinar si la congelación se ha producido en las tuberías exteriores o interiores. Para ello vaya abriendo los grifos uno a uno hasta encontrar el lugar donde se ha producido el bloqueo. Siga el tubo hasta hallar el lugar que se ha congelado, normalmente en las paredes exteriores, sótanos fríos o espacios no calentados.

Una vez localizada se procederá a descongelar lentamente, para en el caso en el que haya reventado la tubería evitar inundaciones. Para ello pueden utilizarse secadores, estufas o trapos calientes.

Si tiene un problema de estas características no dude en ponerse en contacto con Fontaneros Madrid.